La deriva de Xiaomi


Todo el mundo que conozca Xiaomi coincidirá conmigo en que elegir uno de sus Smartphones puede llegar a ser una Odisea. Más que nada porque la línea de precios es un poco desconcertante, pero no es nada en comparación al jeroglífico que tienen por catálogo.

La gama Redmi, que es la de entrada tiene un abecedario por cada modelo que sacan, y la gama superior, la gama Mi, ya tiene media sopa de letras facilitando la elección.

Haciendo un poco de memoria, puedo acordarme que en sus inicios allá por 2012, ya puso en el mercado dos modelos. El Mi1s y el Mi2 con los que se daban a conocer.

En 2013 con la segunda generación hacen una evolución del Mi2 y presentan una actualización con 2 modelos que diferían de la cantidad de núcleos, que era el Mi2S de 4 núcleos (Qualcomm SnapDragon 600), y su hermano pequeño Mi2A, (Qualcomm S4 Pro) de tan solo 2 núcleos. Ambos fueron el bombazo de la compañía, junto a su buque insignia el Mi3, que montaba el potente SnapDragon SD800, con la que dieron la patada en la puerta y dejaron atrás la promesa, estableciéndose como una apuesta para tomar muy en serio, que termino de asentar en el mercado a Xiaomi como fabricante a tener en cuenta. Siempre haciendo un resumen muy sesgado que omiten mil detalles para simplificar y acortar este artículo.
Hasta aquí no nos escandalizamos mucho, ya que separar el Dual Core del Quad Core no es un mal comienzo. Ya tenemos una gama inferior que, en occidente se dio a conocer como Redmi, en los catálogos siempre apareció con la denominación asiática Hongmi (MTK6589T), en la que coqueteaban con la, mal llamada, marca blanca de procesadores Taiwaneses MediaTek. El crecimiento de Xiaomi era evidente, ya tenía sus dos gamas, la gama de entrada con procesadores MediaTek y la gama que puede llamarse alta, al menos por sus componentes y que reservaban los procesadores del fabricante norte-americano Qualcomm.

Empezamos el año 2014 con el ánimo de competir contra todos y Xiaomi lanza una nueva generación e incluye una Tablet a su catálogo.
Los Mi llevaban el conjunto de componentes más top posible sin salirse mucho de un precio contenido.

Los Redmi quedaban para inventos orientados a cubrir la mayoría de hueco de mercado posible. Así sacaron un Redmi 1S (SD400) y Redmi Note (MTK6592) de gran pantalla, y empezaron a alternar los procesadores más innovadores de MediaTek y las gamas de entrada Qualcomm que eran de generación anterior y había revisado para poder alargar su vida comercial. Su buque insignia pasaba a llamarse Mi4 (SD801) y la MiPad con procesador Nvidia, nada menos. En total en este año Xiaomi presentó 5 dispositivos y una Tablet.

Año 2015, órdago a grande por parte de Xiaomi que a lo largo del año presenta 12 nuevos modelos con pequeñas diferencias en cada gama.
Bautizamos la evolución con los Redmi 2, Redmi Note 2, con hasta 3 procesadores a elegir, el Qualcomm, el MediaTek y uno llamado LeadCore Innopower, de fabricación propia, pero pasa sin pena ni gloria. Llega el Mi Note, Xiaomi se saca de la manga una gama más Premium que los Mi4, un pedazo de pepino con un diseño súper elegante y una pantalla de nada menos que 5´7 pulgadas. También llega la 2ª generación de su Tablet, la MiPad.

Xiaomi

En esta siguiente generación pinta que Xiaomi va a poner toda la carne en el asador, pero una precipitación del fabricante de procesadores más importante del momento provoca un efecto domino de fracasos comerciales en todas las grandes compañías del sector. El paso de los 32bits a los 64bits no favorece a Qualcomm a la hora de cambiar su proceso de producción y afecta en menor o mayor medida a todas sus gamas en el peor de los problemas, el de la temperatura, que penaliza en gran manera su rendimiento.

La gama más potente es la que más adolece de calentarse en exceso, y a partir de este día el Qualcomm SnapDragon 810 pasa a ser el procesador de 64bits con peor fama que ha pisado cualquier MWC.
La cagada en el método de fabricación a 20 nm (SD810) y 28 nm (SD615) que TSCM, socio de Qualcomm, comete no solo afecta a Xiaomi, sino que afecta a todos los fabricantes que presentaban sus nuevos buques insignia en el Mobile World Congress de 2015. HTC, OnePlus, Xiaomi e incluso Samsung.
HTC y Oneplus confían en sus métodos de fabricación y su hardware capaz de disipar este problemilla de temperatura, Samsung cambia completamente de parecer y pone toda su confianza en un procesador de fabricación propia (a medio plazo, el método de construcción de Samsung en los Exynos será el gran beneficiado) para su Galaxy S6, que evidentemente por su diseño y materiales no podría evitar que se notase el calentón del S810, Xiaomi y el resto de marcas hacen revisiones para refrigerar los problemas o bien aplazan sus lanzamientos para montar la alternativa que les ofrece Qualcomm, el SD808 de 20 nm. Todos van saliendo adelante con el SD616, SD650 y el ya mencionado SD808, hasta que casi un año después Qualcomm firma una asociación con Samsung y así pase a fabricar la siguiente generación de procesadores en 14nm.

Después de esta particular apreciación de la cronología de lo ocurrido, he de aclarar que es una opinión personal, formada a partir de los artículos que se fueron publicando.
Posiblemente haya detalles mucho más específicos que respalden o bien estén en total desacuerdo con esta exposición.

Retomando el hilo conductor de este artículo y volviendo al protagonista del mismo.
La respuesta de Xiaomi a esta “crisis” es apoyarse en el gran beneficiado de este marrón, que es MediaTek, porque los 8 o 10 meses que pierde Qualcomm en solucionar su papeleta, los aprovecha el fabricante de procesadores de Taiwán, que tenía un producto muy inferior al SD810, pero que era más barato y podía inundar el mercado de manera descarada. Siempre comparándose con los que había presentado Qualcomm, que no es que fuesen malos, pero eran un 20% más caros y no rendían tan bien como se esperaba. Así mismo Xiaomi se vuelca por completo en su gama Redmi 2 con MTK-X10 y hace sobrevivir a la gama Mi con los mejores componentes posibles, incluido el parche SnapDragon 808.

Va terminando 2015 y con el Mi4i (SD615) y Mi4C (SD808), Xiaomi hace sobrevivir a su buque insignia hasta a la espera del Mi5 y por otro lado la generación inferior pasa como una exhalación con un Redmi Note 2 (MTKX10), los Mi Note tienen 2 versiones, la normal con el SD801 del Mi4i, y la versión Pro con el “malogrado” SD810, que ha mejorado un poco sus calenturas y pueden hacer atractivo este espectacular Phablet. A finales de año se lanza un modelo Redmi Note 3 que sobre todo sufre un rediseñado exterior.

Xiaomi

Año 2016 me alucina por la presentación de 28 nuevos dispositivos a lo largo de sus 12 meses. Es el boom de Xiaomi para intentar llenar el mercado de opciones para sus potenciales consumidores, ya que al vender su catálogo casi completamente on-line, el feedback de la marca se empieza a extender como una plaga. Del Redmi 3 salen las nuevas versiones, una de ellas (denominada) Pro, que tiene un procesador Qualcomm SD616 de nueva generación y mayor capacidad tanto de RAM, como de ROM. Y en su modelo Note ahora monta únicamente Qualcomm (SD650). Esto causa revuelo en los consumidores y algo de malestar, pues al sacar por delante los modelos MediaTek y meses después los que montan Qualcomm, los nuevos fanboys de la marca porfían si comprarse un modelo o esperar al siguiente, pero nadie comprende el porqué de este proceder. El Mi4 pierde fuelle al ser un teléfono espectacular sí, pero con muy poco espacio de almacenamiento y la imposibilidad de ampliarlo mediante una tarjeta MicroSd, cosa que en la gama Redmi es habitual.

Para liar un poco más al amante de la marca, presentan su buque insignia, el Mi5, que es toda una revolución al montar lo más top de Qualcomm el SnapDragon 820, (Que monta el Samsung Galaxy S7 en su versión Pacífico destinado al mercado norte americano) pero como Xiaomi no puede resistirse ni dosificarse, acompañan al Mi5 dos nuevos Smartphones, sí, más leña para el catalogo, el Mi Max, tremendo phablet de nada menos que 6´44 pulgadas de pantalla. También monta Qualcomm de serie (SD650 y SD652), ya que en los de la gama Mi es regla imprescindible.
Qualcomm ha vuelto y está claro que la única manera de recuperar el terreno perdido es indispensable posicionarse.

Qualcomm-Snapdragon-770x285
Qualcomm ha vuelto, y está claro que la única manera de recuperar el terreno perdido es posicionándose de nuevo.
El otro modelo en cuestión es una variante de Redmi, el Redmi Pro, que es un batiburrillo de lo mejor de lo presentado hasta la fecha. Monta un procesador MediaTek, (X20 y X25), pantalla Amoled, Type C, etc., etc…
Y solo llevamos medio año porque Xiaomi en el segundo semestre presenta la ampliación de catálogo. Así mismo ya empezamos ¡POR FIN! A tener las diferentes nomenclaturas que diferencian modelos por escalafón en su procesador, por memoria y almacenamiento. Cerramos la gama con el Redmi 3X (SD430) de 2/32 gb como el más bajo de la gama, seguido del Prime (SD430) de 3/32 gb como modelo intermedio y cerrando con el Pro (SD616) de 3/32 gb, pudiendo en los tres modelos ser ampliable vía MicroSd, como es habitual. Eliminan la denominación Prime y pasan a usar la S de Standard.
Los Redmi entran en la cuarta generación con nueva sangre y lanzan los Redmi Note 4 (MTK-X20) y seguidamente salen nuevas variantes del Mi5 ahora con un procesador nuevo sale el Mi5S (SD821) y otro con mayor pantalla llamado Mi5S Plus (SD821) con 5´7 pulgadas, y estiran un poco más el chicle y sale la segunda generación del Mi Note (SD821), que además ahora tiene pantalla Amoled y con diseño “curvado” a lo Samsung.
Y en esta borrachera de nuevas generaciones sacan otra barbaridad de diseño llamada Xiaomi Mi MIX, que tiene una pantalla de 6´44 pulgadas en un tamaño no mayor que una de 5´5 pulgadas, esta Phablet es prácticamente toda pantalla, sin prácticamente marcos y con una tecnología nueva en todo. Xiaomi cogió el diseño de que había presentado Sharp Aquos Crystal X en el MWC y lo reinvento.
Para finalizar el año presentan el Redmi 4 con tres versiones Qualcomm 4A(SD425), 4S(SD430), 4 Pro (SD625). Nada más y nada menos que 28 modelos presentados en 2016.

Para este 2017 a presentado menos que años anteriores, 21 dispositivos en su catálogo, aunque todavía no ha terminado el año…
Tiene su gama de entrada con los Redmi 4X (SD625, Note MTK-x20) y la siguiente generación Redmi 5 (“A”SD435, SD630, Note SD660) seguiría la gama Mi con el Mi6 (SD835), el Mi Max 2 (SD625), el Mi Note 3 (SD660), Mi Mix 2 (SD835), y revisiones sueltas como el Mi5C (Surge S1) el Mi 5X(SD625), MiPad 3, que muchos podrían considerar un lio, un despropósito.

Razón por la que nos viene a la cabeza el inicio del articulo aludiendo a esta invasión de modelos dentro de cada gama, porque lejos de una deriva es una estrategia muy bien pensada. Tachamos a Xiaomi de sacar más de una denominación de un modelo y que eso ocasiona confusión, pero no es tan grave. Haciendo un ejercicio de simplificación tendría menos diversidad de modelos que sus competidores más cercanos. Recuperando datos en bruto de los competidores más cercanos a los que intenta alcanzar nos encontramos la siguiente relación.

Samsung logo

Samsung presenta el siguiente catálogo
• Año 2012 – 69 dispositivos
• Año 2013 – 53 dispositivos
• Año 2014 – 86 dispositivos
• Año 2015 – 66 dispositivos
• Año 2016 – 64 dispositivos
• Año 2017 – 45 dispositivos

Logo LG LG presenta el siguiente catálogo
• Año 2012 – 26 dispositivos
• Año 2013 – 29 dispositivos
• Año 2014 – 61 dispositivos
• Año 2015 – 38 dispositivos
• Año 2016 – 53 dispositivos
• Año 2017 – 45 dispositivos

huawei logo
Huawei presenta el siguiente catálogo
• Año 2012 – 13 dispositivos
• Año 2013 – 26 dispositivos
• Año 2014 – 45 dispositivos
• Año 2015 – 40 dispositivos
• Año 2016 – 60 dispositivos
• Año 2017 – 16 dispositivos

Oportunista o no, porque yo también me fijé en que algunos de los catálogos incluyen wereables y no los he contado, ya que dentro del universo de dispositivos, gadgets y demás cacharritos de Xiaomi, tendríamos para 2 o 3 artículos más.

En una intención clara la de la compañía de Lei Jun y Lin Bin. Se están posicionando, se están extendiendo tanto como pueden, con la clara intención de fidelizar todo lo posible a sus consumidores y que cualquier dispositivo que se nos antoje pueda ser encontrado en su catálogo. De esta manera evitar una “recaída” de compras de dispositivos en compañías rivales.

Muchos dicen que Xiaomi se quiere parecer a Apple, pero creo firmemente que solo sigue una línea en el diseño, como todos, pero donde más descarada es su estrategia de crecimiento es en Samsung. Inundando el mercado de productos y apoyándose en esa gran plataforma que le da Internet y las redes para dar el salto definitivo a occidente.
Vayan preparándose para el Caballo de Troya o pandemia naranja que se nos viene encima.

Fuentes: https://www.devicespecifications.com/es
Articulo original de Miguel Ángel ProSolTek

Si te ha gustado este artículo, puedes valorarlo y dejarnos un comentario con tu opinión, te lo agradeceremos.

[Total:6    Promedio:4.3/5]

Miguel Angel Sola Carranza

Curioso y auto-didacta. Muy interesado por la tecnología, sobre todo la de origen china.

Dejanos un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto:
Abrir la barra de herramientas