La UE vota a favor del USB-C como estándar común de carga
5 (100%) 1 voto

A pesar de la protesta que hizo Apple, el Parlamento Europeo (UE) votó firmemente a favor de adoptar un único estándar de carga común. La resolución recibió un apoyo masivo de 582 votos a favor por 40 votos en contra. El parlamento ordenó a la Comisión Europea que adoptara nuevas reglas para julio que eliminarían la necesidad de que los compradores obtengan un nuevo tipo de cargador con cada nuevo dispositivo.

La Unión Europea busca el estándar común de carga con nueva legislación

Hace una década, la UE había promulgado una política que ordenaba a los principales fabricantes de teléfonos (incluida Apple) a avanzar voluntariamente hacia un estándar común. Eso no ha sucedido totalmente, ya que Apple sigue manteniendo su puerto propietario de carga. Los miembros del parlamento de la UE creen que esto se debió al enfoque voluntario de aquel entonces, por lo que vieron la necesidad de aprobar una nueva legislación que directamente pudiera obligar a los fabricantes a acatarla.

La resolución alaba a los cargadores inalámbricos y su universalidad como una forma de reducir el desperdicio electrónico. También señalan que las normas redactadas por la Comisión deberían garantizar que los cargadores puedan funcionar con varias marcas de teléfonos.

Apple estaba en contra de la medida de imponer el puerto USB-C

Apple había publicado anteriormente una respuesta mientras el proceso legislativo estaba en movimiento. La compañía argumentó en contra de un cargador común diciendo que sofocará la innovación. También decían que creará inadvertidamente desechos electrónicos a medida que los cargadores y cables Lightning existentes se cambian por USB-C, el estándar común escogido. Sin embargo, el argumento parece no haber tenido ningún efecto en la resolución. Esto puede deberse a que Apple es la única gran empresa en contra de la medida. Otros fabricantes ya han ido migrando sus teléfonos a puertos USB-C de manera voluntaria.

Una investigación realizada por Sustainably SMART había demostrado anteriormente que la mayor parte de los desechos electrónicos son generados por las fuentes de carga, no por el cable. Recomendaron que se prohibiera o desincentivara la inclusión de un cargador en la caja. Los compradores tendrían que usar entonces sus anteriores cargadores en su lugar.

Esto habría formado parte de la resolución, pero no existe un estándar de carga unificado. Algunos teléfonos se envían con tecnología de carga rápida de 40/60W y definitivamente se cargarían más lentamente al utilizar fuentes de menor potencia. Lo mismo se aplica a la tecnología de carga inalámbrica.

El movimiento tiene como objetivo reducir los desechos electrónicos. La resolución de la UE señala que en 2016 el promedio global fue de 6 kg de desechos electrónicos por persona por año, mientras que el promedio de los ciudadanos de la UE fue de 16,6 kg. También exige mayores volúmenes de recolección y reciclaje de cables y cargadores viejos.

Fuente



Publicaciones similares a la que acabas de leer

¿Te ha parecido interesante esta noticia? Puedes dejarnos un comentario con tu opinión, te lo agradeceremos.  

Dejanos un comentario