Valora esta noticia

Lo que ha logrado Apple con el chipset M1 es de destacar, ya que gracias a este desarrollo han logrado en cierta forma cambiar el mercado de portátiles hacia el futuro.

Uno de los problemas que muchos consideramos posibles con este chipset es que al tratarse de una arquitectura cerrada no exista la posibilidad de emulación de otros sistemas operativos como Windows.

Pero al parecer Windows 10 si funciona bajo este nuevo chipset y solo resta que Microsoft le brinde soporte oficial.

¿Para qué necesitamos una Mac con Windows?

La respuesta es muy simple, compatibilidad.

Verán, macOS es un gran sistema operativo y funciona de las mil maravillas en dispositivos de Apple pero muchas personas buscan compatibilidad con aplicaciones de negocios o de oficina que solamente funcionan bajo Windows.

Claro que macOS es ideal para las Mac pero una gran porción del mercado adquiere licencias de Windows y las ejecuta en sus MacBooks, Mac Mini o iMacs y no lo vemos mal.

Lo que si aún no es posible es la posibilidad de ejecutar sistemas operativos Linux en macOS, aunque Linus Torvalds quiera que esto sea una realidad.

Windows 10 en las Mac con M1 funciona, pero virtualizándolo

La historia es simple, Alex Graf es un desarrollador que decidió lanzarse al agua y probar la virtualización de Windows 10 en un Mac con este chipset.

El resultado es que Windows 10 solo consume un 33% de la CPU del equipo y hasta ha podido ejecutar aplicaciones x86.

¿Esto es un paso hacia la posibilidad de que Microsoft ofrezca soporte para Mac? Lo dudamos, para ello debemos esperar la respuesta oficial, la cual por el momento no ha llegado.

Como bien hemos mencionado, el futuro de los portátiles parece ir por dos caminos gracias a este desarrollo, mayor rendimiento con menor consumo y autonomía de la batería muy elevado.

Fuente



Publicaciones similares a la que acabas de leer

¿Te ha parecido interesante esta noticia? Puedes dejarnos un comentario con tu opinión, te lo agradeceremos.  

Dejanos un comentario