Valora esta noticia

Muchas son las preguntas que nos haciamos sobre que podia preparar LG para sorprendernos de cara a su proximo terminal buque insignia.

Y ni es pantalla, ni es diseño, ni es modular ni nada que hubieramos imaginado…

Si le preguntas a LG ahora mismo, se trata de … no explotar. La compañía le dice al Korea Herald que “mejorará significativamente” la seguridad del G6, sin duda en un intento de ganar al Galaxy Note 7 y que los compradores preocupados por los incendios de la batería se queden tranquilos.

LG está probando el teléfono de manera más rigurosa, incluyendo calor extremo y duras pruebas de caída. Además, el diseño se extenderá a las partes de funcionamiento en caliente y utilizará un tubo de calor para dispersar todo ese calor adicional.

Suena bien, ¿no? Si, pero nos preocupan otras cosas.

Aquí está el problema: mucho de lo que LG está haciendo no es excepcional. Recordemos, el Galaxy S7 también incluye un tubo de calor – LG se está poniendo al día, pero no descubre nuevos caminos, sino que adapta los existentes.

Pero, ¿no es un nivel básico de seguridad este punto? Es bueno saber que el G6 debería ser confiable, pero la marca está intentando aprovechar las desgracias de Samsung para vender más dispositivos.

Estamos mucho más interesados ​​en los avances tecnológicos del G6 que en su falta de explosiones.



Publicaciones similares a la que acabas de leer

¿Te ha parecido interesante esta noticia? Puedes dejarnos un comentario con tu opinión, te lo agradeceremos.  

Dejanos un comentario